domingo, 20 de abril de 2014

Dulce Pascua

Lo prometido es deuda, esta semana tenemos una invitada en el blog, con mucha ilusión os presento a mi hija. No me puedo creer los años que ya tiene y lo que ya sabe hacer! Como podéis entender estoy más que orgullosa de ella, en todos los sentidos. Disfrutar y animaros a probar estas recetas, las recomiendo!

Hola! Me llamo Alexandra, y soy la hija de Janine. Tengo casi 17 y estoy más interesada de lo normal en la repostería. La verdad es que empezé a blogear incluso antes que mi madre, en el blog mi chocolife, pero lo dejé a los pocos meses por falta de tiempo. Y lo he echado mucho de menos! Por eso, estoy encantada ante la posibilidad de publicar recetas aquí de vez en cuando (si me deja mi madre).


Como estamos en Pascua, pensé que tenía que encontrar una receta amarilla, ligera y primaveral. Los pavlovas minis son el postre preferido de mucha gente (entre ellos, mi madre) porque son eso, muy ligeros y son posibles de comer tras cualquier comida pesada. Otra ventaja es que les puedes poner de todo!

Los pavlovas están compuestos por una base de merengue, con nata montada u otro tipo de crema encima. Después se llena de frutas y otras cosas dulces. En este caso he elegido mango, grosellas rojas, moras, kiwi y lo mejor, fresas.


También puse lemon curd, encima de la nata montada. Esto aporta un toque ácido y dulce al mismo tiempo, y les da un color amarillo ideal para la pascua. Como me sobraba el merengue, hice también unos pequeñitos con una boquilla de estrella. 


Para los merengues necesitamos:

- 3 claras de huevo

- 100g de azúcar blanco 

Precalentamos el horno a 100ºC. Alineamos una bandeja con papel de horno. 
Hacemos los merengues al estilo francés - echamos las claras en un bol (muy muy limpio y sin trazas de grasa) y batimos (a mano o con varillas eléctricas) hasta que haya formado burbujas pequeñas que no vuelven a integrarse, pero no tanto hasta llegar al punto de nieve. Añadimos el azucar poco a poco, siempre batiendo. Seguimos batiendo hasta que el merengue es muy denso y muy brillante (si tenéis dudas, este paso a paso está genial para el merengue francés). Hacemos pequeños nidos en el papel de horno, yo he puesto un montoncito de merengue en el papel de horno y después les he dado forma con una espátula (haciendo un hueco en el interior). También se puede hacer con una manga pastelera, como estos de Sweetapolita.
Los horneamos durante una hora, bajando la temperatura si el color se pone más oscuro. Cuando haya pasado este tiempo, sacamos uno y lo probamos, y si la consistencia es la deseada apagamos el horno y los dejamos allí hasta haberse enfriado completamente (aunque lo mejor es dejarlos toda la noche).


Están muy buenos con sólo nata montada, pero si queréis mejorarlo aún más os pondré la receta del lemon curd (es esta de Linda Lomelino, pero la traduzco por si acaso). Yo he probado unas cuantas recetas de lemon curd, y sin duda esta es la que más me gusta. No sabe a huevo ni a yema, la textura es muy sedosa y tampoco es demasiado ácido.


- 3 huevos
- 1.5 dl de azúcar
- Zumo y ralladura de 2 limones
- 50g de mantequilla

Calentamos los huevos, el zumo de limón y el azúcar al baño María hasta que espese (unos 10-15 min) mientras removemos todo el rato. Sacamos del fuego, añadimos la mantequilla y batimos. Añadimos la ralladura. Dejamos enfriar y vertemos en un contenedor hermético. 



El caniche Capri :)


Ahora podemos intentar todo tipo de combinaciones. Usad la imaginacón!




 Como seguro que os sobrará lemon curd, estos cake pops son perfectos para hacer. Yo utilicé migas de un brownie que había horneado demasiado tiempo, y aunque los cake pops son para los amantes del chocolate, son perfectos para aprovechar los restos de bizcochos y cremas. Aquí la cantidad de lemon curd depende del tamaño del bizcocho que hemos desmigado, yo utilicé un par de cucharadas. Hay que ir probando.


Como es Pascua, os pongo otra receta también, sólo porque esta es una de las recetas que tiene que hacer todo el mundo. Sabe mil veces mejor que el cacao ya preparado, y puedes elegir tú mismo qué especias prefieres ponerle.

No pienso que el chocolate caliente sea necesariamente sólo una bebida invernal, ésta funciona perfectamente en las noches de verano (pero aún no estamos en verano, así que disfrutad!).


Pues ya está, me despido. Ha sido un placer poder contribuir al blog, y espero poder volver a enseñaros recetas en no demasiado tiempo. 



Feliz Pascua a todos!

Alexandra

4 comentarios:

  1. Janine, tienes a una auténtica repostera en casa!! Alexandra, gracias por compartir tus recetas y piensa en retomar tu blog!! Besos a las dos!!

    Virginia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Virginia, aquí no hace falta ir a la pastelería ;) Y la verdad es que no sé de donde lo ha sacado, porque a mí no me ha visto mucho en la cocina haciendo dulces! Besos, espero que hayas disfrutado de estos días festivos :)

      Eliminar
  2. Que pasada de postres, precioso todo como siempre y gracias por las recetas!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hija es una pasada Marga... ;)) Gracias guapísima!!

      Eliminar